'Batman v Superman' es una excusa de niños para ignorar a las mujeres

Ayer vi 'Batman vs Superman: El amanecer de la Justicia'. Como estoy en Gijón, en casa, era el mejor momento para verla con mis amigos de toda la vida, todos fans de los superhéroes. Con ellos he visto todas las películas del género que han salido en los últimos años -siempre que nos hayan pillado en Gijón para verlas-.


Nos costó 8,60 a las que no teníamos tarjeta joven o de estudiante -la mía me la robaron y en la Universidad me cobraban 6€ por volver a hacerla- y 7 y pico para los que sí la tenían. Aquellos precios nos dolieron, pero el jueves de MovieYelmo se cancelaba porque era festivo y víspera de festivo.
Nos subimos a la sala después de una partida de billar y nos sentamos en unos sitios que no eran los nuestros como si estuviéramos solos en el mundo -qué fácil es remontarte a la adolescencia cuando vuelves a casa-.
Dos horas y media después de muchos gestos de desconcierto y de molestia se acaba la peli.
Impresionante banda sonora, fotografía, efectos especiales pero... ¿tenía trama acaso? ¿Diálogos? No me he enterado de más de dos frases seguidas. Sinceramente no estoy segura de que Wonder Woman (Gal Gadot) o Superman (Henry Cavill) hayan articulado más de 100 palabras en el film.
El resto de personajes sí, algo más de 200 al menos.
Estas dos horas y media por las que teníamos tanta expectación fallan desastrosamente el famoso Test de Bechdel. Sí, hay más de dos mujeres (¡de milagro! Hay tres). Sí, tienen nombres (bueno, Wonder Woman no). No, ¡no hablan entre ellas! Martha Kent (Diane Lane) y Lois Lane (Amy Adams) mantienen una breve conversación de menos de tres frases sobre un hombre, Clark.


Los personajes femeninos de la película son lo más triste del mundo. Wonder Woman podría haber salvado la película fácilmente pero en su primera aparición no habla, en la segunda es acosada por Bruce Wayne, que la agarra del brazo y la "acusa" de su belleza. En la tercera aparición no dice ni una sola palabra y en la cuarta se convierte en objeto de Batman o de Superman ("¿viene contigo?" "pensaba que estaba contigo"). Finalmente en la última escena en la que la vemos intenta decirle a Wayne que los de su clase no quieren tener nada que ver con él y él decide que lo que Wonder Woman piense a Bruce Wayne le da IGUAL.


Bruce Wayne es el personaje más machito machista sin vergüenza alguna que he visto en una película en mucho tiempo. También es verdad que no veo películas que estén claramente enfocadas a hombres, precisamente para no encontrarme con este tipo de personaje.
No solo hace comentarios machistas sino que toda su aura se respira misógina, sobretodo cuando se levanta en su "pisito de soltero" y se ven tras él los pies desnudos de una mujer sin rostro o cuando toda su vida cambia porque mencionan a su madre. Sin siquiera mencionarla. Un buen machista de esos de "yo no soy machista, a mi madre la respeto mucho y es una mujer".

Toda la trama de este tan esperado acontecimiento es una burda excusa para que Batman y Superman se peleen por ningún motivo. Solo para ver quién es más fuerte. 
Os lo digo en serio, ni siquiera tienen un motivo serio. Pero teóricamente los dos son adultos. Y solo les frena el nombre de sus madres (que menos mal que se llaman igual), como buenos niños que se han portado mal. Absurdo se queda corto.


Pero es que la cosa se complica mucho, mucho más cuando te das cuenta de que, dejando la breve aportación de Wonder Woman, los lugares en los que se sitúan Martha Kent y Lois Lane son aún peores.
Martha Kent da un consejo de madre que su hijo ignora, tira una cafetera, la secuestran y hace un comentario simpático. Ya está.
Lois Lane es rescatada en múltiples ocasiones, investiga un callejón sin salida porque el malo quiere que lo haga, se tropieza en un charco y casi se ahoga en una pocita.
Hablando con mis amigos casi parece que Lois Lane es la mala de la película porque todo lo que hace empeora la situación y cada movimiento que da es torpe e inútil. O sea, ha ido a por la vara letal esta de kryptonita y es su única salvación pero a la primera de cambio la tira lejos. Tía, contrólate.

Una foto publicada por Marina (@thenmarina) el

Pero no, la culpa no es de Lois, ni de Martha (Wayne o Kent), ni de Wonder Woman, por supuesto. La culpa es de una industria que decide que los cómics no tienen un público femenino, que ni quieren ni necesitan representación digna. A pesar de que una servidora es -probablemente- periodista por toda la motivación de los grandes logros de la gran Lois Lane.
La culpa es de quien quiera que esté al cargo y haya dejado que Chris Terrio y David S. Goyer que claramente no saben escribir personajes femeninos, lo hagan. Y quien haya dejado que Zack Snyder dirija así a tres mujeres poderosas, convirtiéndolas en absolutas inútiles. Porque son todas bastante más que su simple relación con el hijo de Krypton y el murciélago de Gotham.
¿Pero es culpa nuestra también? Que lo aceptamos y pasamos página. Veremos 'La Liga de la Justicia' y todas las que nos echen a pesar de que van a pasar casi cinco años desde la primera de 'Man of Steel' (2013) para que veamos en 2017 'Wonder Woman'.
Y diez años (DIEZ) desde la primera de 'Iron Man' (2008) hasta la primera película de Marvel protagonizada por una mujer ('Captain Marvel' en 2018).

¿Y qué vamos a hacer al respecto? Nada, que yo sepa. Escribir sobre ello quizás, no se me ocurre nada más. Dejemos que las películas de superhéroes que tanto tiempo llevábamos esperando maltraten a los personajes que idolatramos. Dejemos que se conviertan en caricaturas de ellos mismos. Dejemos, sobretodo, que expriman el género hasta que lo sequen y así tengan una excusa para decir porqué 'Wonder Woman' o 'Captain Marvel' no funcionaron...
Y es que después de 'Ant Man' esta es la segunda película de "género súper" que veo que es súper misógina...

xx

 

Sígueme por twitter

Sígueme por email

Las mejores series

Las mejores series
Los mejores análisis, críticas, teorías para seriéfilos